Bactericida en aguas de piletas

Inicio | Agua

La limpieza de las piscinas construidas en hormigón, plástico, fibra de vidrio o cualquier material que requiera un cuidado constante puede tornarse un infierno si no elegimos los químicos adecuados, y entre estos contamos con el bactericida.

Como la mayoría de nosotros sabemos, es muy probable que en los natatorios divisemos agua turbia, agua verde, de tipo dura y otras impurezas que suelen afectar y condicionar la vida útil de la misma; para eliminarlas debemos recurrir a bactericidas, niveladores de ph y demás químicos confiables. La mayoría de los microorganismos patógenos que el agua contiene suelen eliminarse siempre y cuando se lleve a cabo un eficiente tratamiento de depuración; de todas maneras, éste debe complementarse con una desinfección para prevenir que el agua potable dañe nuestra salud. Las bacterias también se hacen presentes en nuestra pileta, muchas de ellas son capaces de formar esporas las cuales cuentan con una capa resistente al calor cuya tarea es proteger a la bacteria en condiciones de falta de humedad y comida; esto hace que muchos bactericidas se tornen obsoletos.

Tipos de bactericidas

bactericida-piscinasElegir el bactericida correcto puede convertirse en una tarea compleja, y esto ocurre principalmente porque no todas las bacterias poseen la misma sensibilidad hacia los químicos; como mencionamos en el párrafo anterior, muchas de ellas suelen formar esporas que las hace inmunes a los efectos de los bactericidas. Es por esto, que con el correr de los años, varios especialistas desarrollaron nuevos químicos a base de bromo, ozono, cobre y plata para poder eliminar la totalidad de las impurezas sin importar la resistencia que opusieran. Los bactericidas a base de bromo tienden a acidificar el agua, es por eso que se necesita dosificar una solución alcalina de carbonante sódico para poder mantener los niveles de ph de forma adecuada; cuando utilicemos este producto debemos fijarnos que su concentración no exceda los 3 mg/l. Los bactericidas a base de ozono tienen como función principal eliminar las bacterias por oxidación; al no tener carácter residual, debe utilizarse conjuntamente a otro compuesto dorado; una vez que el ozono ha eliminado gran parte de la carga orgánica, se debe agregar un mínimo de cloro para prevenir posibles apariciones. Con el uso de este químico los malos olores de piscinas tienden a desaparecer y ahorramos mucho más dinero en cloro; por último nos quedan los químicos a base de cobre y plata. Estos iones se combinan con otros para forma hidróxidos que luego actúan como floculantes; este proceso es el más completo ya que sirve como alguicida, bactericida y funguicida.

Bactericida natural

bactericida-gotasTradicionalmente, las piscinas han sido desinfectadas a través del uso de infinidad de químicos y cloros de todo tipo; pero actualmente, el almacenaje, transporte y aplicación de estos materiales está desapareciendo en muchos países debido a los problemas de salud y medio ambientales que suelen provocar.

Existen bactericidas eficientes como no tóxicos pero también están aquellos que han causado más de una intoxicación por el uso indebido o las altas concentraciones de sustancias perjudiciales; además, sus precios son bastante elevados lo que implica que no todos podemos comprarlos regularmente. Debido a este inconveniente, los expertos fabricantes de piscinas desarrollaron un sistema de desinfección revolucionario encargado de eliminar todas las bacterias, algas y microorganismos sin recurrir a productos químicos. El clorador salino nos permite disfrutar de un agua más sana y a la vez ahorrar dinero en el llenado de la pileta; el agua salada es el mejor bactericida natural ya que al mismo tiempo actúa como alguicida y evita la formación de nuevas bacterias como la proliferación de algas sin ocasionar daños al natatorio ni a al piel del bañista. Su concentración salina es similar a una lágrima de un ojo humano y evita los trastornos oculares y dermatológicos que pueden llegar a provocar los productos de desinfección tradicionales.

Esta inventiva es ecológica, ya que la sal permanece en el agua en un proceso cerrado y permite mantener el agua sin cambiarla durante varios años; este bactericida natural produce, por electrólisis, hipoclorito sódico y otros agentes sanitarios como oxígeno, ozono y oxidrilo radical inhibiendo la formación de todo tipo de impurezas.