La contaminacion en el agua de tu piscina

Inicio | Agua | Cloro

La contaminación en piscinas es muy habitual, aunque el término parezca demasiado grande.
Tanto en estancias particulares como en complejos municipales, el agua se ve degradada de manera corriente, aunque en piscinas populares es mucho más evidente encontrar focos infecciosos. Los propietarios de piletas ya están acostumbrados a realizar los procesos de limpieza y desinfección debido a que, con el correr de los años, les es más fácil reconocer cuando el agua está turbia, marrón o rojiza, como también reconocer las algas que suelen adherirse a las paredes de los estanques. Pero para aquellos que todavía poseen dificultades en detectar ciertas situaciones, vamos a brindarles a continuación una pequeña reseña de los contaminantes más habituales de los natatorios.

Contaminantes

contaminacion-agua-piscinasLa contaminación en las piscinas puede darse por dos factores principales: suciedad transportada por los bañistas, o por un deficiente mantenimiento tanto del agua como de las estructuras del estanque. Muchos individuos asumen, erróneamente, que los mayores problemas de contaminación en las piscinas tienen lugar únicamente en las piletas públicas, pero los microorganismos y sustancias indeseadas se encuentran en todo tipo de estanques sencillamente por la presencia de los bañistas. Los elementos de excreción, la saliva, las cremas o protectores solares, el pelo, sudor las grasas y amonia ensucian la piscina levemente pero si esa suciedad “simple” no se elimina, la misma se torna más pesada contaminando más fuertemente el agua. Los contaminantes más comunes en los natatorios son los demonizados “disueltos”, éstos proceden de la orina y el sudor, ambos contienen urea y amonio como queratina en altas concentraciones.

fuentes-contaminacion-aguaEl problema que los contaminantes disueltos ocasionan es que los mismos se descomponen durante el proceso de oxidación quedando en el agua y por eso debemos contar con un filtro que trabaje de manera óptima. Para evitar este tipo de contaminación en las piscinas es necesario utilizar cloro y complementarlo con desinfectantes. Sus cloraminas reaccionan con el amonio y la urea eliminando ambas sustancias en el sistema de purificación y renovación gradual del agua; el cloro es uno de los productos más eficientes a la hora de eliminar bacterias y otros microorganismos. En caso de que la contaminación a la que estemos sometidos únicamente se base en una proliferación de algas, recurriremos a los ya conocidos alguicidas; quitar las algas del estanque no es simplemente una cuestión estética, si no llevamos a cabo esta tarea la situación se agravará y no sólo se limitará a afectar el agua sino las paredes como superficie de la pileta.

Consecuencias de la contaminacion

La contaminación en las piscinas da como resultado consecuencias muy variadas, desde infecciones menores hasta afecciones pulmonares; las infecciones transmitidas por el agua son causadas por gérmenes que pueden vivir en aguas cloradas por varios días, es por eso que hacemos hincapié en utilizar productos de desinfección para ayudar a la acción del cloro.

 

Cada bañista que se introduce en el agua porta consigo un importante cargamento de gérmenes, los cuales se convierten luego en los agentes contaminantes de las piscinas; cuando éstos proliferan es donde empiezan a hacerse presente las infecciones. Dos de las más comunes son conocidas como onicominosis y tiña de pedis, esta última más conocida como “pie de atleta”. La onicominosis es una infección muy común cuando hablamos existe un alto nivel de contaminación en las piscinas, se produce por un grupo de hongos que alteran la queratina de la uña dándole un aspecto opaco y quebradizo. El pie de atleta, por su parte, es una infección que tiene lugar en la planta de los pies y entre los espacios comprendidos entre los dedos de éste; es altamente contagioso y se transmite entre aquellos que comparten zapatos, toallas, duchas públicas o se bañan en la misma piscina. Para evitar estas patologías y muchas otras, se debe recurrir a eficientes desinfectantes y asegurarnos de que el mantenimiento del agua sea el correcto.