Productos para piscinas

Inicio | Agua

Los productos para piscinas se han convertido en los últimos tiempos en una parte esencial para el cuidado de las mismas, facilitando desde diferentes angulos el mantenimiento del agua de piletas de natacion, siendo evidente la necesidad de un agua limpia y segura, en la que podamos bañarnos con higiene.
Es por eso que resulta muy importante conocer a fondo los productos químicos que se utilizan para el cuidado de las piscinas, para poder hacer un uso correcto de los mismos y evitar, de esta forma, cualquier riesgo de intoxicación. La variedad de productos para piscinas que podemos encontrar hoy en día es realmente muy grande, por lo que nos limitaremos a mencionar los más utilizados y aquellos que han sido señalados por los especialistas como los más eficaces.

Floculante o clarificador

productos-piscinas

Desde floculantes decantadores
a productos que dan un color
más azul o turquesa al agua

Uno de los productos para piscinas que se utiliza mucho en la actualidad es el floculante o clarificador, que se encarga de eliminar las partículas en suspensión más pequeñas que se encuentran en las piscinas, las cuales no logra eliminar la depuradora de la piscina (precisamente por lo ínfimo de su tamaño). Lo que hace específicamente el floculante es aumentar considerablemente el tamaño de estas partículas en suspensión (que además adquieren peso específico), lo cual hace que se depositen en el fondo de la piscina, resultando de esta forma muy sencillo absorberlas al pasar el limpiafondos.  Lo bueno de este producto químico es que es totalmente inofensivo para la salud de las personas, por lo que bastará con mantenerlo alejado del alcance de los niños y consultar a un médico en caso de ingesta. Otra ventaja que presenta es que no modifica el pH del agua, por lo que no es necesario realizar controles de cloro y pH luego de aplicarlo.

Alguicidas y bactericidas

alguicidas
foto de piscina afectada por algas en urgente necesidad de alguicidas o bactericidas, que devolveran al agua su color normal, facilitando muchisimo la limpieza

En cuanto a los alguicidas, son utilizados para eliminar las algas, bacterias y hongos más resistentes, que el cloro no puede eliminar. La presencia de algas en la piscina tornará el agua de un espantoso color verde turbio, por lo que es importante actuar rápido al advertirlo, ya que mientras más tiempo se tarde en eliminarlas, más resistentes se volverán. Los alguicidas tampoco son tóxicos ni modifican el pH del agua de la piscina.

Existen también alguicidas o bactericidas especiales para las piscinas desmontables (de lona), ya que no dañan el plástico de este tipo de piscinas, a diferencia del cloro, que puede resultar perjudicial. También podemos encontrar productos como los repelentes de insectos, que nos permitirán disfrutar de la piscina especialmente de noche, cuando ésta se llena de insectos que se acercan atraídos por las luces. O los colorantes azules, que además de ser utilizados para otorgarle al agua de la piscina un tono más azulado, sirven como efectivos bactericidas.

Cloro, un clásico

cloroEl cloro es, sin lugar a dudas, uno de los productos más utilizados y esenciales para el cuidado de las piscinas; pensar en un plan de mantenimiento para piscinas en el cual el uso de cloro esté excluido, es realmente muy extraño (no obstante, durante los últimos años, han surgido nuevos productos que remplazan su uso, pero a razón de verdad, se ha descubierto en una encuesta que a los dueños de piscinas y sus usuarios les gusta que el agua huela a él, generando en la conciencia una confianza mayor con respecto al estado del agua).

La función del cloro es mantener el agua libre de organismos y con un aspecto cristalino, por lo que se ocupa de destruir microorganismos tales como bacterias y hongos. Durante el verano, se debe controlar el estado del cloro al menos una vez por semana y lo ideal es que éste se mantenga entre 1 y 1,5 partes por millón. Pero para que el cloro funcione correctamente, es necesario que el pH se mantenga también dentro de los niveles normales. Esto es, entre 7,2 y 7,6. Si el pH se encontrara por encima o por debajo de estos valores, puede provocar el enrojecimiento de ojos y que el cloro no surta el efecto deseado, por lo que se estaría desaprovechando su uso. Por lo tanto, existen productos capaces de incrementar o reducir los valores de pH.

Cada vez que se agregue agua nueva a la piscina, es necesario realizar un chequeo tanto de cloro como de pH y, en caso de necesitarlo, efectuar los ajustes que se requieran. Volviendo al uso del cloro, es preciso destacar que debe manipularse con extremo cuidado, ya puede resultar nocivo para la salud (es un oxidante peligroso si se lo ingiere, así como también puede irritar los ojos y el sistema respiratorio). Además, combinado con ácidos o con material combustible, puede liberar gases tóxicos e incluso provocar fuego. En caso de haber sufrido algún tipo de daño relacionado con el uso de cloro, es preciso acudir inmediatamente a un médico. El cloro puede venir en distintas presentaciones (semilíquido, sólido, concentrado en pastillas), aunque los resultados que arroja no deberían variar en relación a esto.
 

La lista de productos para piscina, como podemos comprobar, es realmente amplia y muy variada, lo importante es saber para qué sirve cada producto y manipularlos siempre con cuidado. Por último, es importante remarcar que siempre se debe mantener estos productos fuera del alcance de los niños y jamás debemos mezclar productos distintos en un mismo frasco o envase.