Gazebos para el jardín

Inicio

Cuando tenemos la suerte de poder disponer de un inmueble espacioso, lo correcto sería aprovecharlo al máximo ambientando parte de nuestro fondo, manteniendo un jardín estéticamente bello y, por su puesto, construir un natatorio de ensueño.

Como hemos dicho más de una vez en nuestro sitio, la decoración de exterior aumenta en gracia en la medida en que podemos agregar items, y entre ellos existe una pieza de arquitectura actualmente ignorada por mucha gente pero que es muy relevante para cualquier vivienda: nos referimos a los gazebos. Para quienes desconocen el término o al menos no lo ubican “de palabra”, un gazebo es una glorieta, esta estructura se aplica a exteriores y acompaña al hidromasaje o piscina que hayamos instalado en nuestro jardín. Los gazebos cuentan con techos independientemente del tipo de estanque que hayamos instalado; cumplen a su vez funciones de llenado por lluvia, iluminación y ambientación lo que hace que su complementación con el deck sea perfecta logrando una eficiente decoración.

Podemos señalar que estas glorietas se construyen actualmente de dos tipos de material: la madera y el hormigón; en el primer caso, se utiliza la misma madera que se emplea para la fabricación de decks, es decir, ésta se encuentra tratada e impermeabilizada contra factores externos. Los modelos más populares son los semi-cerrados, pero también podemos encontrar los abiertos y cerrados completamente; en caso de estos últimos, para su utilización se deben colocar sistemas de ventilación.

gazebos

La glorieta

Cuando habamos de "glorietas" o gazebos de madera debemos diferenciar su aplicación tanto para piscinas como para hidromasaje; en el primer caso, éstos suelen aplicarse en un solo sector del natatorio debido a sus dimensiones, mientras que en el hidromasaje se aplica de forma completa, es decir, se recubre y rodea la totalidad de la estructura. Las glorietas que se construyen a base de hormigón o mármol son las más admiradas por todos debido a que poseen un plus de estilo y refinamiento; poseen pilares armados en concreto y demuestran distintos estilos arquitectónicos clásicos; también pueden aplicarse a piscinas o hidromasajes. Los gazebos pueden observarse hoy en día en cualquier sitio, es que se los utiliza para crear un espacio independiente de la vivienda resguardándonos del sol o del viento; éste es un lugar personal e íntimo que ayuda al individuo a relajarse y disfrutar de la naturaleza de su jardín. En los countries o barrios náuticos suelen emplearse como miradores a orillas del río, con detalles bien Deltas; los diseños son muy variados: hexagonales, octogonales o cuadrados, y los precios estarán atados al tipo de material que se emplee para su confección; las glorietas de madera y de material son las más costosas, mientras que las más accesibles son aquellas hechas de lona.

La ubicación

Para que los gazebos puedan ser disfrutados plenamente debemos ser muy cuidadosos en la elección del lugar en donde los situaremos; antes de adquirir una de estas estructuras es conveniente caminar alrededor del parque observando la casa. Incluso, en ocasiones, se aconseja llevar una silla para encontrar la vista perfecta, es necesario estar atento y observar si existen elementos que pueden perturbarnos como los ruidos de la bomba de la piscina o el olor de tachos de basura.

glorietas fotos

También debemos considerar el nivel de exposición al sol que deseamos para nuestro hábitat; si nuestro jardín recibe luz durante casi todo el día, quizás es preferible buscar un poco de sombra para el gazebo; si somos amantes de nuestro fondo, podemos dejar un poco de espacio para incluir plantas, construir un sendero hacia la puerta de la casa o agregar diversos detalles florales. Existen también accesorios para glorietas tales como toldos de protección extra para el sol o contra el viento; en caso de comprar una glorieta de madera es necesario que el mantenimiento efectuado sea regular para preservarla por más tiempo. En cuanto a los precios de estos productos decimos que los gazebos de madera cuestan alrededor de U$250 el metro cuadrado, los de rafia se consiguen a U$17 en cualquier supermercado y los hexagonales de lona se comercializan a U$1590.