Baldosas antideslizantes

Inicio | Construcción de piscinas

Hoy en día, uno de los aspectos más importantes de una piscina es la seguridad que brinda a quienes la utilizan, dado que en los hogares de familia es muy común que los niños, durante la temporada de verano, pasen gran parte del día dentro de ellas y en sus alrededores. Es por ello que resulta realmente importante prestar especial atención a los cuidados que debemos tener, no solo a la hora de elegir nuestra piscina, sino también al momento de dotarla del equipo más adecuado.

Afortunadamente, existe una gran variedad de productos y accesorios destinados a contribuir con el cuidado de nuestros seres queridos. De entre todos ellos, las baldosas antideslizantes probablemente se cuenten entre los cuidados más importantes, debido a que la gran mayoría de los accidentes en las piscinas se ocasionan a partir de resbalones y caídas al borde de la misma. Este tipo de accidentes, según se ha comprobado a lo largo de los años, son relativamente fáciles de prevenir y evitar si contamos con los elementos necesarios para hacerlo.

baldosas-antideslizantes
Las baldozas antideslisantes previenen el mas comun de los accidentes entre los niños

Antes de comenzar a equipar nuestra piscina para volverla un lugar seguro y confiable, es preciso que prestemos atención a un factor muy importante: el tipo de gente que utiliza la piscina. Es decir, si bien en líneas generales las medidas a tomar en materia de prevención deberían ser las mismas para cualquier persona, no es lo mismo equipar una piscina para una pareja aún sin hijos (que periódicamente recibe visitas de amigos, tal vez) que hacerlo para un matrimonio con niños pequeños, y en el cual la mujer está embarazada. No hace falta ser un genio para comprender que es éste último caso el más riesgoso de los dos. Pues bien, hay varias cosas que podemos hacer para evitar accidentes en estos casos. Una de las opciones es instalar un cerramiento para piscinas (los hay de muchos tipos y diseños, será cuestión de buscar el más apropiado) o, si se cuenta con un presupuesto menor, disponer de un vallado especial (de una altura no menor a 1.50 m) que bordee a la piscina y mantenga alejados a los niños mientras no podamos vigilarlos. Otra alternativa es instalar accesos amplios y evitar que la piscina posea bordes peligrosamente filosos.

Los pisos de materiales antideslizantes

seguridad-bordes
detalle de bordes redondeados que evitan que un golpe resulte cortante

Pero hay algo que se ha erigido en los últimos años como una de las mejores formas de prevenir accidentes en las piscinas: las baldosas antideslizantes. Si bien en un principio los tratamientos antideslizantes de superficies no resultaban del todo exitosos (puesto que las superficies en las cuales se aplicaba el tratamiento terminaban siendo muy ásperas al tacto, acumulaban bacterias y luego resultaban casi imposible de limpiar), hace algunos años se ha dado en la tecla y las empresas comenzaron a desarrollar los procesos más eficientes de antideslizamiento. Desde luego que no eran las piscinas las únicas destinatarias de estos experimentos, ya que las baldosas antideslizantes se utilizan en los lugares más variados, como cocinas, baños, hospitales, centros comerciales, etc. Aún así, las piscinas son uno de esos lugares en los que las baldosas antideslizantes son algo casi esencial.

Tratamiento antideslizante de baldosas

El tratamiento antideslizante de baldosas (o tratamiento térmico, como también se lo suele llamar) consiste en la aplicación de un sistema químico sobre la superficie a tratar. Este sistema químico creará un gran número de microporos por cm2 y los repartirá de la forma más homogénea posible, logrando de esta forma que esos microporos actúen como ventosas y brinden una gran adherencia.

 
tratamiento-antideslizante-baldosas
baldosas previamente tratadas con producto antideslizante conservando su tono y brillo

El tratamiento antideslizante no deja marcas sobre la superficie tratada, la cual seguirá conservando su brillo, aunque es importante saber que las superficies pulidas o esmaltadas son las que se presentan como las más resbalosas en presencia de agua.

Otra gran ventaja de este tipo de tratamientos es que sus resultados perduran con el paso del tiempo, independientemente del desgaste que sufra la superficie trabajada. Además, el sistema no es costoso (aún así, el costo final estará ligado a la medida del área que se quiera tratar) y es muy fácil de aplicar, por lo que en el mismo día ya se puede estar disfrutando de la piscina.

Una vez que se haya aplicado el tratamiento, es preciso efectuar una limpieza regular sobre el área en cuestión utilizando los productos habituales, aunque se recomienda no utilizar productos que resulten abrasivos o dejen capas, por lo que los detergentes líquidos y neutros resultarán los más indicados. La buena noticia es que los tratamientos antideslizantes poseen una gran resistencia a la formación de microorganismos y bacterias, por lo que resultan muy higiénicas y los bebés y niños pequeños pueden permanecer allí sin ningún tipo de riesgo sanitario. Por último, es importante destacar que, en caso de que no se desee mantener la superficie existente y aplicar sobre ella el tratamiento, es posible aplicar una nueva superficie en su lugar, con el diseño, la textura y el color que sea de nuestra preferencia. Aunque es preciso aconsejar la aplicación del tratamiento antideslizante sobre las baldosas originales.