Revestimientos para piscinas

Inicio | Construcción de piscinas

Hoy en día, en tiempos en los que las piscinas han dejado de ser un simple medio de relax y diversión para convertirse en una parte esencial de los hogares, el revestimiento de las piscinas es, junto con el diseño de las mismas, uno de los factores que más influyen sobre los usuarios a la hora de elegir la piscina que instalarán en su jardín. Esta afirmación no debería sorprender a nadie, pues es imposible negar que el diseño, como medio artístico y de mejora de calidad de vida, ha irrumpido en nuestras vidas desde hace ya varios años. A tal fin, nuevos y potentes productos han surgido para revestir la pileta de natación prolongando su tono y tiempos límites de mantenimiento.

revestimientos-piscinasLas empresas constructoras de piscinas han comprendido que descuidar este aspecto durante el proceso de confección de una piscina, es algo que luego repercutirá en las ventas, ya que la tendencia a nivel mundial de los últimos años nos muestra que los usuarios de piscinas se inclinan por aquellas que presentan un diseño y un acabado muy cuidados y que guardan relación con los tiempos que corren. Es por ello que en la actualidad podemos encontrar un importante número de revestimientos para piscinas, capaces de satisfacer las necesidades de cualquier usuario y dotados de las características indispensables que debe tener para ser resistentes al paso del tiempo y la corrosión del agua y los productos químicos.

El revestimiento y sus utilidades

imitacion de marmol piedra
Existe tambien la posiblidad de recubrir la pileta de natacion con imitaciones de marmol, piedra y otros

El revestimiento, como bien mencionábamos con anterioridad, es algo muy importante si deseamos contar con una piscina atractiva y resistente. Es la principal herramienta que nos ayudará a prevenir la formación de algas, facilitando muchísimo la limpieza. Además, es el elemento clave para otorgarle a la piscina un acabado decorativo. Anteriormente, en las piscinas de hormigón no se utilizaban los revestimientos, por lo que el acabado de las mismas consistía en dejar el hormigón a la vista, algo que resultaba bastante inapropiado, ya que, en esas condiciones, es un material que tiende a desgranarse y a ensuciar el agua. Con el transcurso de los años, se hizo notoria la necesidad de que las piscinas contaran con el material de revestimiento más adecuado para poder proteger a la piscina de los rayos del sol, el permanente contacto con el agua (y, por consiguiente, con los productos utilizados para su correcto mantenimiento) y el constante desgaste por el uso diario. Sin olvidar el factor higiénico, ya que una piscina que no cuente con revestimiento, siempre será más propensa a acumular suciedad (algas, hongos, bacterias) en sus paredes.

Pinturas de poro abierto y cerrado

spray-revestimiento
Spray de revestimiento con delfin pintado de fondo

Afortunadamente, las opciones de revestimientos son muy variadas, por lo que cualquier propietario de una piscina puede elegir la que más se ajuste a sus preferencias y necesidades. Por lo tanto, pasaremos a hablar de los revestimientos interiores, que  son aquellos que se aplican directamente sobre las paredes y el piso de las piscinas, dejando para otra ocasión a los revestimientos exteriores (bordes y terminaciones por el estilo). En cuanto a los revestimientos interiores para piscinas, podemos destacar a las pinturas especiales como el más económico. Los expertos aconsejan que, al pintar la piscina por primera vez, se utilice una pintura de “poro abierto”, la cual creará una capa fina que permitirá que el hormigón siga respirando. Este tipo de pinturas especiales no son impermeables, aunque sí son resistentes al cloro, los hongos y las bacterias. Se aconseja aplicar, como mínimo, dos manos de pintura (o las que se requieran para alcanzar un acabado prolijo). La desventaja de las pinturas de “poro abierto” es que, transcurridos dos años de esta primera mano de pintura, será necesario volver a pintarla, ya que es preciso sustituir la vieja pintura por otra de “poro cerrado”, la cual sí es impermeable. En relación a los colores de la pintura, es importante sugerir un tono azul o celeste, que otorgará luminosidad y resaltará la piscina. Más allá de la marca o el tipo de pintura (ya sea de “poro abierto” o “cerrado”), es importante destacar que conviene pintar la piscina una vez cada dos años y medio, aproximadamente.

Fibra de vidrio y revestimientos vitreos

Otra opción para revestir la piscina la constituye la fibra de vidrio, que es bastante más duradera que la pintura, pero también es cierto que es mucho más cara (llega a costar incluso cuatro veces más). Su duración suele rondar los 10 años, por lo que resulta una alternativa muy interesante.

Los revestimientos vítreos son otra de las variantes que podemos encontrar en el mercado, a buen precio y con un rendimiento en muchos casos superior a las pinturas. Si tuviéramos que destacar una venta de los revestimientos vítreos, probablemente sería lo sencillo de su colocación y su posterior limpieza. Aunque, por el otro lado, es preciso que, cada 3 o 4 años, volvamos a sellar las piezas que se vean más desgastadas.

 
Recubrimientos cerámicos
recubrimiento-ceramico
Cuatro diferentes recubrimientos ceramicos entre miles de estilos, dese más sutiles a más barrocos, para elegir
 
Por último, una de las opciones que probablemente haya ganado más espacio durante los últimos años, es el enchape cerámico. Su aspecto es similar al de los azulejos, aunque absorbe menos agua que éstos. Es una opción intermedia en cuanto a su costo y su rendimiento, ya que muchas veces las cerámicas utilizadas para este tipo de revestimiento, no suelen ser las indicadas y terminan cediendo ante el desgaste. No obstante, si se opta por recubrimientos cerámicos de calidad, debe decirse que las losas requieren de poco mantenimiento, más allá de una limpieza frecuente con barrefondos, y son resistentes a productos de limpieza del agua, a los agentes biológicos, y a los rayos uv. Por otro lado, permiten un diseño, a traves de diferentes colores, que van desde tramas griegas o romanas a completos dibujos o formas donde el límite es sólo la imaginación, existiendo catálogos de entramados con diferentes diseños para elegir.