La hidroterapia

Inicio | Hidroterapia e hidromasaje

La hidroterapia surge como producto de un estudio de años de las propiedades y aplicaciones curativas y relajantes que podían aplicarse en las piscinas por parte de expertos, llegando a desarrollar estanques termales, hidromasajes, spas y muchos otros. Todos ellos poseen una función que va más allá de una simple relajación, ya que en allí suelen realizarse diversas terapias de rehabilitación que han comprobado ser de gran ayuda para individuos con múltiples afecciones. La hidroterapia se encuentra en este grupo de “actividades acuáticas medicinales”; como su nombre lo indica, se efectúa a través de hidromasajes y tienen como fin aliviar las contracturas musculares como relajar la totalidad del cuerpo.

Beneficios y terapias

hidroterapiaSeguramente, a muchos se les ha despertado la curiosidad de conocer más a fondo los aspectos de la hidroterapia. Para comprender un poco mejor este término nos adentraremos en sus características principales y su historia. Aunque en la cabeza de muchos el agua sea un elemento cuya función no alcance a superar la esfera de una ducha de aseo diaria, afirmamos que ésta representa para el ser vivo uno de los factores esenciales para sobrevivir y alcanzar niveles de plenitud superiores. Es que este líquido reporta beneficios inestimables cuando es empleado en diversas terapias. Para los más incrédulos, aseguramos que existen documentos que demuestran la utilización de la hidroterapia desde tiempos inmemorables, más específicamente en pueblos chinos; su expansión tuvo lugar mayormente a partir del siglo XIX cuando el pastor protestante Sebastián Kenipp sistematizó esta práctica. Hemos hablado de los orígenes de la hidroterapia pero todavía no hemos especificado concretamente su utilidad; entendemos por esta al proceso terapéutico que consiste en tratar todo el cuerpo, o algunas de sus partes, con agua a distintas temperaturas; esta acción contribuye notablemente a la cura de enfermedades de todo tipo.

tratamientos-beneficios-hidroterapiaLos chorros de agua que son liberados con altas presiones hacia el cuerpo son los que provocan el resultado de relajación muscular; un baño simple o con aditivos de productos especiales, sumado al efecto de propulsión de arriba hacia abajo y las acciones localizadas, el individuo sentirá una confortable sensación. La hidroterapia es eficiente debido a que actúa sobre el sistema nervioso, metabolismo y favorece a la circulación sanguínea; aunque esta práctica fue utilizada en la antigüedad, fue abandonada durante largos períodos y recién su importancia volvió a renacer en el siglo XVIII gracias a los trabajos del doctor Johann Sigmund Hahn. Con el paso del tiempo la hidroterapia fue perfeccionándose y fue Vinceriz Priessnitz quien inventó la terapia por agua fría asociándola con aplicaciones sudoríficas y una dieta alimenticia grosera mixta. La hidroterapia moderna surgió con el personaje mencionado al principio del documento, Sebastián Kneipp; su postulado afirmaba que las enfermedades aparecían en el hombre cuando su fuerza natural es afectada por una alimentación inadecuada y un estilo de vida antinatural. De él datan los métodos que hoy conocemos tales como “la cura de Kneipp”; los mismos incluían baños completos y parciales de agua fría y caliente, chorros de agua a altas presiones, ejercicios físicos, el uso de hierbas medicinales y una saludable alimentación.

Tratamientos

Existen diversos tratamientos que pueden realizarse en la hidroterapia; las aplicaciones de agua fría que se aplican sobre el cuerpo que se haya calentado previamente y en un ambiente climatizado, estimula el metabolismo y la producción de calor.

 

Pero la hidroterapia también se efectúa con agua caliente, son éstas incluso mucho más recomendadas, en especial cuando se deben aplicar en una persona debilitada con el cuerpo frío o deprimido; dichos baños relajan y disminuyen la presión arterial. En cualquiera de los casos, después de aplicado el baño, sólo debemos secarnos el cabello y la cara pero dejando el resto del cuerpo húmedo envuelto en una manta; los baños localizados son los que se utilizan con el fin de resolver problemas específicos en la cara, brazos, pies y ojos, entre otros. Estimulan la irrigación de la región abdominal y de la pelvis cuando son fríos; los baños de vapor, por su parte son adelgazantes y descongestionantes.