Cubrir la piscina

Inicio | Mantenimiento de piscinas

Las piscinas suelen ser el centro de las miradas en todos los inmuebles; es que muchas de ellas fueron construidas con un fin más helénico que operativo: realzar la estética del hogar; en otras ocasiones las mismas satisfacen ambas necesidades: las de tipo estéticas como las funcionales. En este último grupo entran las actividades deportivas, las de relax y las de ocio; pero debemos tener en cuenta que los natatorios pueden ser un elemento muy costoso y que en muchas ocasiones no se rentabiliza por su escaso tiempo de disfrute.

¿Qué queremos decir con esto?; simplemente que en circunstancias normales los usuarios comienzan a bañarse cuando el verano arroja temperaturas bastante calurosas, lo suficientemente altas para no pasar frío en el agua. Esta situación restringe en gran medida el baño a unos pocos meses, pero para que esto no suceda pueden aplicarse varias soluciones. Una de ellas implica cubrir la piscina mediante cerramientos o cubiertas especiales; ésta es quizás la alternativa más eficaz. Debido a un efecto invernadero, los diversos sistemas filtran los rayos solares y acumulan el calor bajo el soporte de la cubierta, esta acción repercute en la temperatura del agua, la misma sube varios grados y se mantiene constante a lo largo de todo el día.

Tipología a la hora de cubrir la piscina

techo-piscinasLa decisión de cubrir una piscina no es tan inmediata en su resolución como parecería hoy día; podemos optar por tres tipos de cubiertas para colocar en el natatorio, las mismas se adaptan a todos los gustos y espacios disponibles; entre las más demandadas se encuentran las de tipo telescópicas, las fijas y las deslizables. Todas ellas tienen una característica en común: su aleación de aluminio y policarbonato compacto termoplegado cuya función es brindarnos una buena visión. A su vez, los tres tipos, cuentan con un sistema que permite abrirlas fácilmente y sin realizar ningún esfuerzo físico; algunas compañías nos ofrecen un sistema automático de apertura con células fotoeléctricas y mando a distancia. Cubrir una piscina con estos artefactos nos otorga varias ventajas, entre ellas, la completa satisfacción; como las cubiertas no son prefabricadas, es decir, están diseñadas y confeccionadas según las medidas y el modelo de nuestro estanque, siempre resultarán perfectas. Las de tipo telescópicas, la ser más grandes y por ende, las que más material llevan, son las más caras y difíciles de instalar; a su vez, los accesorios para este estilo son también más costosos.

cubrir la piscinaCubrir la piscina es una acción fundamental siempre y cuando nos demos cuenta de que nuestro natatorio no alcanza muchas horas de sol o si el mismo no está situado en climas propicios para bañarse al aire libre. En estas situaciones, las cubiertas resultan un buen sistema de aislamiento y de recalentamiento de líquido; la desventaja más notable de estas cubiertas es que necesitan un espacio considerable para montarse alrededor de la piscina y en muchos casos en vez de cómodas resultan aparatosas; además debemos afirmar que, dependiendo del tipo, su instalación puede llevar mucho tiempo. Los fabricantes de cerramientos y cubiertas aseguran que el disfrute del baño aumenta si se las utiliza ya que se puede utilizar el natatorio durante casi todo el año; durante los meses de verano, su uso se prolonga desde la mañana hasta la noche ya que el agua se ve resguardada del frío encapsulando el calor en el área de baño. Además, una ventaja principal, es que estas cubiertas evitan la caída de insectos y hojas en el agua, lo que implica que la misma dura limpia mucho más tiempo, esto se traduce en un ahorra de casi 50% en productos químicos para limpieza.

cubiertas-deslizablesCobertores

Si no necesitamos una cubierta debido a que nuestra piscina disfruta de una buena temperatura, si será necesario mantener el agua limpia y así poder utilizarla cuando deseemos; para ellos se han inventado los cobertores, éstos protegen el natatorio de la caída de elementos externos tales como insectos, hojas y suciedad traída por el viento. Además, los cobertores cuentan también con la característica de mantener el agua cristalina en el invierno protegiéndola de la luz solar y la proliferación de algas; su instalación es muy fácil y práctica ya que apenas necesitan un montaje.