El deporte acuático del surf

Inicio| Más » Deportes acuáticos

El surf es un deporte que hoy se ha convertido en una religión para muchos cuando años atrás se ejercía por una simple moda; podemos asegurar que el deporte acuático surf fue impulsado por el género masculino en afán de exhibir su trabajado cuerpo.

Esto, hasta que muchos individuos encontraron en él una forma de distensión combinada con adrenalina a la vez; al principio esta disciplina se practicaba en el mar, como es debido, pero con el paso del tiempo eran cada vez más los interesados que habitaban lejos de las olas, que los complejos con natatorios decidieron agregarla a sus programas de entrenamiento. Para comprender mejor de qué se trata el deporte acuático surf decimos que es una actividad en donde una persona debe deslizarse sobre las olas de pie sobre una tabla, dirigiéndola mediante unas quillas; los conocedores aseguran que este deporte data de hace más de 5000 años y que sus orígenes tuvieron lugar en las Islas de Polinesia.

Fue el explorador inglés James Cook quien llegó a Hawai en 1778 y tuvo noticias de su existencia; pero debido a la presencia de los colonizadores europeos y a las culturas autóctonas, el deporte acuático surf perdió protagonismo. Recién en el siglo XX volvió a hacer su aparición haciéndose popular en las costas de Australia y California, extendiéndose luego a otros países, principalmente hacia aquellos que poseían hermosas playas. Las primeras tablas de surf se asemejaban a grandes objetos de madera maciza y eran muy difíciles de manipular; con el correr de los años y los cambios introducidos en esta disciplina, la tabla comenzó a confeccionarse con materiales muchos más ligeros permitiendo así realizar las acrobacias y los movimientos en el agua.
james-cook-surf

surfEl surf hoy

Actualmente el deporte acuático surf está difundido entre las personas de clases sociales altas o medias, es por eso también que las clases que se toman en las piscinas privadas, las cuales están preparadas con simuladores de olas, son de un alto costo. Surfear no es sencillo, aunque los conocimientos básicos sobre cómo hacerlo se pueden adquirir en un unas pocas clases, lo que se recomienda antes de empezarlas es consultar con el entrenador sobre los equipos, ya que muchas veces es conveniente comprarlos y no alquilarlos. El deporte acuático surf posee algunas reglas que, supuestamente, hacen al buen surfista: el individuo no debe practicar solo, debe conocer perfectamente la playa en la cual se desenvuelve, es necesario que se estudie con atención las olas y las corrientes dominantes; se debe respetar la regla del surf sobre prioridades (guardar preferencia de quienes se sitúan más cerca de la espuma). En caso de que ocurra un accidente, el surfista nunca, bajo ninguna circunstancia, debe abandonar su tabla; se debe tener conocimiento de las horas de las mareas y los vientos que pueden llegar a ser peligrosos, sobre todo los de tierra, que alejan al deportista de su lugar. Es fundamental respetar las zonas prohibidas para el surf, y mantenerse alejado de pescadores, bañistas o submarinistas, se debe revisar el cabo elástico que una la tabla al pie para notar si éste está desgastado y, por último, en caso de ser “primerizos” se debe usar un chaleco salvavidas.

groundswellRetirándonos del mar, volvemos a las piscinas y debemos hacer mención de un nuevo sistema empleado para simular olas artificiales de entre 2 y 8 pies de altura, al mismo se lo conoce con el nombre de “Groundswell” (foto); esta idea de la ola perfecta nació en Nueva Zelanda del Dr. Ferry Black; éste quería crear una pileta artificial que produjese olas largas y con el tamaño indicado para poder usarlas en sesiones de surf. Es así como ya empezaron a surgir ideas de campeonatos mundiales y prestaciones comerciales en todo el mundo; lo mejor de esta invención es que el fondo del reef se puede controlar por computadora para hacer que la ola se parezca a distintos tipos de rompiente.

El deporte acuático surf ya puede practicarse en piscinas dejando de ser exclusivo para aquellos sitios en donde sólo había mar; aunque es cierto que esta tecnología está en proceso de expansión y que las olas simuladas actuales no convencen a los surfistas, el Gorundswell promete ser especial y satisfacer hasta al más demandante. En Oceanía ya muchos lo están disfrutando pero, insistimos, por ahora, esta diversión sigue siendo onerosa, por lo que esperamos ansiosamente que su desarrollo en el tiempo abarate los costos para que sean muchos más de nosotros los que puedan experimentarla.