Tipos de saunas y beneficios

TEMAS RELACIONADOS

Sauna Finlandesa

Saunas infrarrojos

Sauna de vapor

Venta de saunas

Baño turco

Instalación de saunas

Salud via baño de vapor

Construcción de saunas

Fabricantes de saunas

Kits para saunas

Duchas escocesa y finlandesa


Inicio

Son muchos los lugares que podemos elegir para relajar el cuerpo, pero los saunas se han convertido por excelencia en el sitio preferido por aquellos que desean descomprimir tensiones, aliviar contracturas y desintoxicar la piel al mismo tiempo; para comprender más detalladamente el concepto de sauna debemos definir en qué consiste.

Entendemos por sauna a un dispositivo que pertenece al grupo de los llamados baños de calor de inmersión total y donde se expone el cuerpo a una temperatura superior a la normal para provocar la puesta en marcha de sus mecanismos termorreguladores. Volviendo a esta definición es prudente que también expliquemos qué es un “baño de inmersión”; cuando se realiza este tipo de baño lo que se hace es someter todo el cuerpo a la acción del calor y el aire caliente (no vapor) para poder beneficiar distintos órganos tales como pulmones, piel, etc. Como beneficio inmediato, mediante el uso de la sauna obtenemos la vaso dilatación del sistema cardiovascular y una transpiración abundante; el aire que nos ofrece esta modalidad debe ser muy seco para poder alcanzar los efectos deseados.

tipos de saunasLa madera que se emplea para la construcción de esta instalación desempeña un papel vital ya que mantiene una atmósfera adecuada dentro de la sauna y posee la capacidad de absorber la humedad cuando ésta se transforma en excesiva para luego cederla paulatinamente. El calor que se maneja oscila entre los 80ºc y 100ºC, la humedad relativa es muy baja, no llega al 15%; los baños de sauna se toman en cuartos herméticos de madera que incluyen gradas para poder descansar, el desplazamiento sobre ellas es importante ya que cuanto más arriba ascendemos más será el calor que recibamos. La temperatura se obtiene calentando un receptáculo de piedras no arsenicas que llegan a la incandescencia y son alimentadas por resistencias eléctricas; se estima que este concepto de baños relajantes se toma como una costumbre en Finlandia aunque no es invento originario de dicha nación; allí la sauna tradicional es una casilla de madera donde los bañistas sentados en gradas arrojan piedras calientes situadas sobre una estufa. Otras culturas adoptaron este concepto y lo trasladaron a sus necesidades dando nacimiento a otros tipos de baños sauna tales como: baño celta, turco, romano, sweat lodge, furo, temascal y ruso, entre otros.

¿Por qué tomar sauna?

saunas-piedrasCuando los usuarios preguntan ¿Por qué se debe tomar sauna? O ¿Para qué sirve hacerlo?; la respuesta se convierte en la enumeración de una serie de beneficios que no muchas otras actividades relajantes pueden brindarnos. De acuerdo a los más tradicionalistas y hasta, podríamos decir, místicos, el sauna limpia y otorga salud, paz espiritual y vivencias; antiguamente este baño se ofrecía para aquellas personas con deseos de una limpieza profunda una vez a la semana; una buena transpiración en este habitáculo, seguida de enjuague, limpia la piel mejor que cualquier jabón o terapia. Tomar este tipo de baños afecta favorablemente a nuestra salud ya que mejora la circulación llevando la sangre hasta la superficie de la piel con el fin de enfriarla, la velocidad circulatoria elimina más depirsa los productos de deshecho.

Las toxinas se expulsan al igual que los minerales que se acumulan excesivamente del cuerpo; la sauna mejora la respuesta del sudor ya que entrena las glándulas sudoríferas manteniendo funcional la respuesta de sudor para favorecer la regulación termal fuera del habitáculo; en caso de que padezcamos algún dolor corporal, podemos eliminarlo a través de algunos minutos de este baño ya que se calientan las articulaciones rígidas ablandándolas lo que implica una remoción de molestias y dolencias. Se ha comprobado también que tomar estos baños relajantes ayuda a mejorar condiciones de enfermedades severas tales como la artritis y el asma; investigadores holandeses preocupados porque la sauna pudiera producir broncoconstricción descubrieron que sucedía todo lo contrario, los pacientes con afecciones pulmonares mejoraron su calidad de vida con el uso de la sauna regularmente.

También se ha comprobado que sus efectos son positivos en personas con artritis debido a que fomenta el sistema locomotor y el estado psicoemocional del individuo promoviendo un alivio del dolor y una facilidad mayor en cuanto a los movimientos de las articulaciones.