Beneficios de tomar baños sauna

Inicio | más » Saunas y baños terapéuticos

En nuestro sitio hemos mencionado las principales características de los distintos baños de sauna como así también algunos de sus beneficios, pero debemos señalar que la práctica de la sauna posee muchas más ventajas de las que actualmente conocemos.

En este artículo ahondaremos un poco más en los beneficios del baño de sauna tanto en hombres como en mujeres y explicaremos por qué la mayoría de los médicos recomienda tomar, al menos, dos sesiones a la semana. La sauna es una actividad que proviene de una cultura finlandesa milenaria que llegó a Occidente y fue casi adoptada como parte de cada nación por la cantidad de beneficios que la misma provoca; más que una rutina, la sauna es un medio de relajación que al mismo tiempo nos permite desintoxicarnos, mejorar el ritmo cardíaco y circulatorio, regular la presión sanguínea y dilatar un poco más los bronquios, entre otras cosas. Los beneficios del baño de sauna se relacionan con las reacciones que nuestro cuerpo produce al tomarla: transpiración, elevación del riego sanguíneo, regeneración de las células, distensión muscular, etc.

beneficios-saunaSu uso se ha vuelto más popular cada día debido a que las personas buscan sentirse mejor o aliviar sus dolencias y algunas condiciones particulares; además de una acción beneficiosa para el organismo, la sauna también nos ayuda en nuestra parte estética. No es ya ningún secreto que uno de los mayores beneficios del baño de sauna es la pérdida de peso; debido a que se acelera el metabolismo, el corazón bombea sangre más rápido de lo normal haciendo que la energía también se queme de forma acelerada. Esto implica que quien toma sauna pierda calorías incluso una vez que se ha salido del habitáculo; aunque es cierto que la pérdida de peso no se consigue en condiciones “mágicas”, luego de varias sesiones notaremos los resultados. Cabe destacar también, que los beneficios del baño de sauna pueden notarse en la piel, ésta se torna más lisa y sedosa y esta ventaja está íntimamente relacionada con la eliminación de toxinas; cuando la circulación se acelera hace que la dermis se expanda obteniendo una apariencia saludable. Otro aspecto que se debe señalar es su revitalización; son tantos los contaminantes que existen en la piel que es necesario eliminarlos para que ésta no se perjudique, dicha acción la logramos a través de la sauna; mediante el sudor liberamos las toxinas e impurezas del organismo, reducimos los depósitos de grasa acumulados debajo de la dermis lo que conlleva, por su puesto, a la remoción de los problemas de celulitis.

Para conseguir todos estos beneficios del baño de sauna es necesario que esta práctica se realice correctamente, para ello debemos seguir una serie de pasos antes y después de cada sesión. Antes de entrar al habitáculo debemos ducharnos con agua templada, y sin secarnos introducirnos al sauna; tomaremos asiento en el banco inferior hasta que empecemos a sudar, luego nos moveremos un poco más arriba y permaneceremos allí entre 10 y 15 minutos. Cuando salimos de la sauna debemos ducharnos con agua fría frotando nuestra piel con una manopla exfoliante para limpiar el sudor, las células muertas y todo tipo de impurezas; nos abrigaremos bien e hidrataremos tomando pequeños sorbos de agua.

Transpirar es salud

transpirarysudarEn la sociedad actual todos los individuos nos encontramos expuestos a las toxinas ambientales, químicos industriales, metales pesados y demás tóxicos, es por eso que la sauna constituye una alternativa perfecta para poder contrarrestar este mal; es el mejor método para combatir la neurotoxicidad. Los médicos aseguran que los beneficios del baño de sauna son muchos y se estima también que son más de los que realmente contabilizamos; de acuerdo a varios estudios realizados por profesionales, el uso regular del habitáculo reporta beneficios similares a hacer ejercicio y ayuda al cuerpo a consumir calorías. Un individuo con una condición física moderada es capaz de producir 500 gramos de sudor en la sauna, pero este peso perdido en forma de líquido se recupera fácilmente con la hidratación. Para obtener algunos beneficios significativos del baño de sauna los entendidos recomienda la utilización del mismo por 20 o 30 minutos al menos dos veces a la semana, se aconseja hidratarse bien antes de entrar y después de cada sesión para reponer los líquidos que se han perdido. Se debe consultar con un médico antes de tomar baños de sauna en caso de que se tenga presión alta o enfermedades del corazón.