Construcción de saunas

Inicio

Como cada elemento ornamental y funcional que vamos a instalar en nuestra dependencia necesitamos realizar algunas acciones antes de su colocación, lo mismo ocurre cuando tomamos en consideración a las saunas. La construcción de saunas es una tarea que puede llevarnos mucho tiempo pero si realizamos las acciones pertinentes no tendremos problema alguno con los procedimientos a seguir; como en toda construcción, el primer paso será preparar el lugar para la instalación.

Para la correcta colocación del equipo, la habitación deberá entregarse a las siguientes condiciones: las paredes deben estar a plomo y con revoque grueso o fino, el piso debe estar terminado con cerámica o simplemente con cemento aislado, el techo debe contar con una altura mínima de 2,10 metros; las medidas de la abertura deben ser espaciosas pero tampoco deben exceder de las medidas del equipo, se necesitará ventilación de 10 cm x 10 cm en la pared, junto al cielo raso y en la parte opuesta del calefactor. En la construcción de sauna también debemos considerar las características de los sistemas de electrificación, del tablero eléctrico saldrán los cables necesarios para la instalación del baño de sauna, en el mismo tablero se colocará una llave térmica y un cable para descarga a tierra como medidas de seguridad.

construcicon de saunasEl suministro de energía no será gran problema ya que las saunas funcionan con los dos tipos de corriente: monofásica (220 v) o trifásica (380 v); en el lugar donde se colocará el calefactor, se embutirá en la pared una caja de luz de 10 x 10 cm, a unos 15 cm del piso. El panel de control será embutido en la pared exterior de la mampostería donde se ubicará la sauna, allí también se colocará otro panel que administrará las funciones de encendido, iluminación y termostato; la iluminación se realizará en las paredes interiores, allí se instalará una caja de luz de 5 x 10 cm a una altura de 1,80 metros con respecto al piso. La construcción de sauna se realiza en muchas ocasiones de manera artesanal, conforme al espacio disponible que el usuario tenga, se toman en cuenta aspectos que son obvios para este tipo de instalación: el confort y buen gusto; las medidas ideales para un correcto uso del mismo variarán dependiendo del fin al cual esté destinado.

La industria de construcción de sauna asegura que existen dos tipos de equipos, aquellos destinados para uso comercial y los de uso personal; los primeros son los que encontramos en gimnasios, clubes, countries, hoteles, etc, la medida ideal requerida para este tipo de usuarios estará entre los 4 a 9 metros cuadrados (5 a 10 personas). Las saunas de uso personal son los destinados a residencias familiares y pueden colocarse en cualquier rincón de la vivienda siempre y cuando cumpla el parámetro de medida mínima: 1,00 x 1,00; en este caso debe ser utilizado por una persona por vez. La sauna tradicional se construye como una casilla de madera y es allí en donde sus bañistas arrojarán agua sobre piedras calientes situadas en una estufa; aunque para muchos este dato resulte muy conocido, para algunas personas la palabra “sauna” no es enteramente popular en su vocabulario. Los finlandeses son responsable de esta expresión que actualmente fue adaptada por gran parte del mundo como medio irrefutable de relajación y distensión; tomar “sauna” no se significa sólo entrar en el habitáculo sino todo un rito compuesto por varios lapsos de transpiración al calor de la estufa y del vapor del agua que se arroja sobre las piedras, dicho vapor es justamente el espíritu del sauna.

Historia de la construcción de saunas

construir-saunaLa palabra sauna ya se encontraba en el léxico de los antiguos fineses y lapones, la construcción de sauna en sus primeras épocas consistía en una estufa que calentaba piedras alrededor de la cual se tomaba un baño de vapor bajo una cubierta ocasional como las de los sudaderos de los indios norteamericanos. Se cree que los baños de sauna empezaron en la edad de piedra, hace unos 6.000 años atrás; se han encontrado restos de viviendas con hoyos circulares, no muy profundos, en cuya base había dos o tres capas de piedras pequeñas. Existen evidencias de que entre los siglos V y VIII muchos fineses se dedicaban a la construcción de saunas de madera, éstas eran cabañas de troncos que se calentaban por dentro mediante fuego y humo. La tecnología finlandesa de construcción de troncos ha sido levada por los emigrantes a todas partes del mundo con el correr de los años haciendo innovaciones como lo es el sauna de humo el cual consistía en una tosca bóveda de piedras con el fuego dentro y una cúpula redondeada sobre la que se disponían las piedras en cuestión.

Más » saunas