Sauna finlandesa

Inicio » Saunas

Se asume que todas las naciones poseen algún aspecto característico que hacen que las mismas puedan distinguirse de muchas otras, en Finlandia esta tradición se hace presente de manera muy singular: a través de las saunas.

La sauna finlandesa es uno de los mayores valores que posee esta nación y data de una antigüedad que supera los mil años, de acuerdo a las últimas estadísticas en Finlandia existen más saunas que automóviles, aunque pueda parecernos extraño, los habitantes de este país le otorgan una especial atención y cuidado tanto a su cuerpo de manera externa como interna. No es extraño que si visitamos Finlandia nos alojemos en un departamento o dependencia que posea este elemento incorporado, la sauna de Finlandia es la mejor alternativa para mejorar nuestro organismo, relajarnos y purificar nuestra piel. Para los que todavía no se han familiarizado con esta modalidad, decimos que el objetivo de la sauna finlandesa es administrar calor al cuerpo para inducir a la transpiración la cual posee fines terapéuticos; en este tipo de sauna se emplea calor seco que ronda los 100º C, mientras que la humedad relativa no supera el 15%.

sauna-finlandesEl calor de la sauna de Finlandia se obtiene al calentar piedras no arsénicas mediante el uso de resistencias eléctricas que logran que dichas piedras se eleven a un gran nivel de calor poniéndolas al rojo vivo, son éstas las que desprenden calor seco.

La sauna se ha extendido también en muchas otras culturas de países escandinavos, pero es en Finlandia donde se ha entrelazado como cultura nacional. años atrás, éste era el lugar más práctico para bañarse en los largos inviernos, cuando la gente no disponía de agua caliente; hoy ya es una costumbre debido a que para los finlandeses su sauna es lo que para nosotros nuestro ordinario cuarto de baño. La primera modalidad de sauna finlandesa se ejercía con madera, se la calentaba y quemada dentro de una estufa con o sin chimenea, se la conocía en ese entonces con el nombre de “sauna de humo”; la puerta se cierra después de que la madera se haya quemado lo que implica que la mayor parte del humo salió hacia fuera dejando sólo el suave aroma de la madera. La etiqueta o protocolo básico de la sauna de Finlandia es bastante simple: primero el individuo debe quitarse la ropa dejando la timidez a un lado, si es posible se recomienda ducharse antes de empezar con el ritual; una vez hecho esto, nos adentraremos en el habitáculo y permaneceremos allí tanto tiempo como lo pida nuestro organismo. Al salir se recomienda tomar una ducha de agua fría para devolver la temperatura normal al cuerpo; si asistimos a un hotel que cuente con este servicio, lo más probable es que dentro del cuarto se encuentre una mujer que se encargará de lavar nuestra piel para quitar las toxinas e impurezas.

Beneficios del sauna finlandes

saunafinlandesaLa sauna finlandesa conlleva a una serie de beneficios que son muy saludables para nuestro cuerpo y no difieren muchos de la práctica de sauna tradicional; actúa ventajosamente sobre el sistema cardiovascular ya que el calor hace que nuestro ritmo cardíaco aumente y la vasoldilatación también se acelera favoreciendo a la circulación sanguínea. La sauna de Finlandia es excelente para eliminar toxinas debido a que los poros de la piel se abren al sudar y así se logran eliminar las impurezas, a su vez se consigue eliminar metales pesados, nicotina y alcohol; el calor, aumento de la circulación y producción de endorfinas alivia el dolor y cualquier tipo de molestia articular; se logra una mejora en la respiración ya que se despejan las vías respiratorias al hacer más fluida la mucosidad. La sauna finlandesa es muy recomendada para quienes practican deporte (aunque puede ser disfrutada por cualquier persona sin importar su edad) debido a que cumple un papel crucial en la recuperación de músculos y del organismo después de que ambos han realizado un gran esfuerzo; a su vez mejora las dolencias osteo- musculares disminuyendo el dolor. La sauna finlandesa debe ser practicada teniendo en cuenta algunas precauciones; como esta actividad aumenta el ritmo cardíaco no está aconsejado para personas con este tipo de afecciones, embarazadas e individuos con hipertensión; si tomaremos sauna por primera vez, se recomienda que no lo hagamos solos, se necesita la compañía de alguien experimentado que gradúe los tiempos o nos ayude si sufrimos alguna descompensación.