Saunas de vapor, ¿cómo son?

Inicio » Saunas

La práctica de la sauna de vapor es una saludable costumbre que se ha adoptado por muchos países de todo el mundo, las altas temperaturas dentro de este habitáculo convierten el agua en microgotas calientes las cuales producen un efecto terapéutico y estético en el organismo de cada individuo.

Desde que introducimos nuestro cuerpo en la sauna de vapor en donde el clima será aproximadamente de entre 43º C y 46º C y la humedad relativa de un 100%, se generan una cantidad de beneficios que ninguna otra actividad puede otorgarnos; solo al entrar reaccionamos transpirando de forma abundante, es así como se provoca la apertura de los poros de la piel, acción conocida con el nombre de hidroforesis, procedemos luego a eliminar las toxinas y a obtener una limpieza profunda de la dermis. Para disfrutar de la sauna de vapor no es necesario pedir ninguna cita en centros especializados, podemos instalar nuestro propio habitáculo en casa sin necesidad de realizar obras o romper paredes, las saunas de vapor unipersonales se pueden llevar incluso de viaje ya que son portátiles. Aunque es cierto que dicha práctica es muy saludable, debemos tomar en cuenta algunos consejos antes de aventurarnos a tomar sauna; se aconseja descansar entre 15 y 30 minutos luego de hacer deporte y antes de entrar en el habitáculo de lo contrario es muy probable que el cuerpo reaccione de forma poco favorable al calor. Si ha transcurrido mucho tiempo desde la última comida, se debe comer un dulce para que la sangre contenga glucosa; por higiene, debemos ducharnos con agua templada antes de entrar y secarnos correctamente para garantizar que la piel sude más, al salir debemos secarnos bien para no retener el excesivo sudor en la piel lo cual provocaría irritación.

Utilización correcta

sauna-vaporUna vez dentro de la sauna de vapor se aconseja no colocarnos en un nivel inferior sino en el banco intermedio o superior, si nos tumbamos con los pies en el asiento garantizaremos que todo el cuerpo permanezca a la misma temperatura. Este último factor es muy importante, debemos siempre cerciorarnos de que la temperatura sea la adecuada para que el cuerpo alcance los 40 grados, lo normal es que a los 12 minutos de haber permanecido dentro de la sauna de vapor tengamos ganas de refrescarnos y en ese momento se debe salir sin tomar en consideración si hemos transpirado o no lo suficiente; las personas que toman sauna regularmente puede permanecer incluso más de 15 minutos, pero para los principiantes se aconseja una sesión de 10 minutos. El “después” de la sauna de vapor también es de suma importancia, al salir es fundamental que permanezcamos unos minutos enfriando nuestras vías respiratorias, después nos ducharemos con agua fría dirigiendo el chorro desde las extremidades hacia en centro del cuerpo en la dirección del corazón, es así como estabilizamos nuevamente su ritmo. No debemos olvidarnos que tomar una sauna de vapor significa “calentarnos” y “enfriarnos” de forma alterna, por lo menos dos veces, para aquellos que toman sauna por primera vez se recomienda repetir el ciclo “frío- calor” más de una vez.

Beneficios del sauna de vapor

bano-sauna-vaporLa sauna de vapor conlleva a una serie de inmejorables beneficios para nuestro organismo, desde dormir mejor hasta el alivio de dolores reumáticos, sin olvidar que deja la piel lustrosa y perfecta para recibir cualquier tipo de tratamiento dermatológico. Uno de los principales beneficios de dicha práctica es la activación de la circulación; el corazón activa los latidos de forma que permite transportar la sangre hasta la superficie de la piel para enfriarla, es esta aceleración la que permite eliminar los deshechos del organismo colaborando a corregir patologías tales como la celulitis, por ejemplo. La sauna de vapor alivia el dolor ya que la combinación de calor corporal mejora la circulación de emisiones de endorfinas; el calentamiento de las articulaciones desarticula las articulaciones rígidas eliminando así las molestias; la respiración también se ve afectada, se ha comprobado que las enfermedades pulmonares obstructivas mejoran transitoriamente si tomamos sesiones seguidas de sauna de vapor, pacientes afectados por las mismas ha revelado una gran mejoría en su sistema respiratorio luego de haber tomado sauna. Por último, decimos que esta práctica también conlleva a un alivio de los efectos de la artritis al ejercer un efecto positivo en el sistema locomotor.