Piscinas cubiertas

Inicio | Tipos de piscinas

Cuando llega el verano lo primero en lo que pensamos es cómo vamos a refrescarnos o al menos soportar un poco más el calor; esta habitual pregunta puede responderse de dos maneras: adquiriendo una consola de refrigeración u optar por una piscina. Pero más allá de que éstas últimas siempre se disfruten más en los meses de calor; las mismas no fueron diseñadas únicamente para las estaciones estivales sino que su función puede aplicarse durante todo el año. ¿Cómo logramos esto?, simplemente cubriendo los natatorios; si elegimos llevar a cabo la cubierta de la piscina, es decir, cerrar el área en donde ubicamos la misma, entonces tendremos la posibilidad de utilizarla tanto en invierno como en verano mediante la instalación de climatizadores o de paneles que retengan el calor de la mañana durante varias horas del día.

Ventajas en una piscina cubierta climatizada

piscinas-cubiertasLas piscinas cubiertas nos brindan muchas ventajas que mencionamos en el párrafo anterior pero que desarrollaremos a continuación; los estanques pueden cerrarse como cubrirse; en el primer caso, el término implica una obra de construcción o instalación un poco más compleja que si sólo decidimos colocar una cubierta. Sin embargo, aunque el trabajo sea un poco más arduo, nos otorga la posibilidad de instalar climatizadores para calefaccionar el agua graduando la temperatura que resulte más conveniente. Las piscinas cubiertas pueden climatizarse a través de colectores solares térmicos, de esta forma se obtiene la energía gratuita sin tener que acudir a bombas costosas; a su vez nos ahorramos varios euros en energía eléctrica.

En toda instalación de climatización, es necesario que se incluya un deshumificador, de esta manera reducimos la humedad del ambiente y no dañamos las paredes del recinto o el mobiliario que hay en el. Calefaccionar un natatorio con energía solar térmica es la opción del futuro, nos brinda la posibilidad de alargar sustancialmente la temporada de baño sin gastar energía eléctrica innecesariamente. Los captadores solares ha avanzado en este ámbito ofreciendo una tecnología mucho más apropiada para cada caso en particular; las piscinas cubiertas pueden ser climatizadas por esta tecnología sin importar sus dimensiones ni estructuras. Dichos captadores se colocan sobre el tejado sin necesidad de soportes para su inclinación ni de otros elementos adicionales; el agua del natatorio circulará por el interior de los mismos y la piscina actuará como interacumulador, cerrando el circuito y ahorrando energía.

cubierta-deslizable
Muestra de cubierta deslizable plegada y extendida

Piscinas cubiertas sin climatizar

Pero muchas veces de momento no disponemos del dinero suficiente para climatizar un natatorio y simplemente deseamos resguardar nuestro “santuario acuático” de las inclemencias del tiempo y de la suciedad que éste contiene por permanecer al aire libre. Para eso recurrimos a las ya conocidas cubiertas; éstas aunque no cuenten con la ayuda de los climatizadores, tienen por característica resguardar el calor que absorben durante el día hasta las últimas horas de la tarde, creando un ambiente interior ameno. Otra de las ventajas de las piscinas cubiertas radica en el tiempo y el dinero; mediante su instalación evitamos que los fuertes vientos trasladen al espejo de agua todo tipo de suciedad como desperdicios, lo que hace que tengamos que limpiar el natatorio una cantidad de veces menor que si éste estuviera descubierto. Al mismo tiempo, las cubiertas nos garantizan seguridad; las mismas se recomiendan para hogares con niños pequeños que tengan la tendencia de husmear por los jardines, éstas al cerrarse automáticamente impiden tanto el paso de personas como de mascotas.