Piscinas desmontables

Inicio | Tipos de piscinas

Si bien fueron concebidas como una alternativa más económica y práctica (aunque sin resignar calidad, en lo posible) que las piscinas más comunes, es decir, las de hormigón o acero, hoy en día las piscinas desmontables son muy solicitadas y gozan de un prestigio similar al de sus competidoras. Gracias a una demanda que ha ido en aumento desde hace varios años, cada vez más empresas se han volcado a la fabricación de piscinas desmontables, incluso empresas que tradicionalmente solo se dedicaban a la construcción, comercialización e instalación de las piletas de natación más tradicionales. Y, como muestra la foto, este tipo de piscinas ya no necesariamente se fabrican en tamaños reducidos, sino que existen piletas de esta naturaleza de largos de hasta quince metros.

piscinas-desmontables  

Nunca puede hacerse el suficiente énfasis en lo dicho anteriormente: las piscinas desmontables han dejado de ser la última opción para aquellos que buscan piscinas, la opción a la que se llega por descarte y cuando ya no hay otra salida.

Actualmente, no solo han dejado de ser “el patito feo” de las piscinas, sino que cada vez ganan más adeptos y, por ende, popularidad. De todas formas, no hace falta aclarar que las características que presenta una piscina desmontable difieren (en algunos casos más, en otros menos) de aquellas que ofrecen las piscinas más vanguardistas y costosas en todos los puntos de vista en cuanto a infraestructura refiere.

Precauciones previas

Antes de que comencemos a hablar sobre las posibilidades que brinda una piscina desmontable y los tipos que existen, es necesario que nos refiramos a las precauciones y algunas consideraciones bastante importantes que deberíamos tener en cuenta al momento de elegir nuestra piscina. Lo primero que debemos analizar es el terreno donde tenemos pensado instalar la piscina.

desmontables
Piscina desmontable oval con escalera plástica adosada

El terreno donde se instalará la piscina desmontable debe cumplir con los siguientes requisitos: ser liso (por lo tanto, absolutamente nivelado), firme y resistente. Esto significa que no se recomienda bajo ningún punto de vista la instalación de piscinas desmontables en balcones, terrazas o superficies blandas (o que hayan sido rellenadas).

Además, el terreno escogido para instalar la piscina debe ser el lugar del jardín que reciba la mayor cantidad de luz solar durante el día y es aconsejable que tengamos cerca una toma eléctrica (para conectar elementos como la depuradora) y un desagüe (para poder vaciar la piscina ordenadamente y con comodidad). Asimismo, es preferible que la piscina se ubique en un lugar en el cual se encuentre a resguardo del viento (si bien son muy resistentes, un fuerte viento puede hacer peligrar su estabilidad) y de árboles muy frondosos, que ensuciarán constantemente el agua con sus hojas.

Una vez que estas cuestiones han sido resueltas, es hora de elegir el modelo que sea de nuestro agrado. Aquí entran en juego las preferencias y las necesidades de cada uno, por lo que nos limitaremos a mencionar que hoy en día podemos encontrar una gran variedad de tamaños y diseños de piscinas desmontables, lo cual garantiza que muy probablemente alguna logre satisfacernos.

Instalacion de su piscina desmontable

Cuando ya dispongamos de nuestra piscina, podemos prepararnos para su instalación. Lo primero que haremos será marcar el lugar exacto donde irá la piscina y colocaremos allí un tapete de algún material impermeable (con el fin de que no se pudra), cuya función será la de evitar que la piscina se pegue al suelo o se vea dañada por alguna imperfección del terreno. La cantidad de personas necesarias para la instalación de una piscina desmontable variará de acuerdo al tamaño y lo sofisticada que sea ésta, aunque, por lo general, bastará con 3 o 4 personas.
 
instalacion-desmontable
Piscina desmontable rectangular ya instalada

A continuación, se puede proceder a su instalación, siguiendo las instrucciones que figuran en el manual del fabricante que le haya sido entregado junto con la piscina. Cabe destacar aquí que es preferible que la instalación se prolongue un poco más y que todas las partes estén bien ensambladas y ajustadas, a querer terminar en tiempo récord y que luego la estructura de la piscina se vea afectada a causa de una supervisión deficiente. Una vez que haya sido instalada y rellenada con agua, ya podremos comenzar a disfrutarla. Aún así, los chequeos para asegurarse de que todo está perfectamente ensamblado deben ser permanentes (diarios, en lo posible), pues es muy importante para la seguridad de quienes la utilicen. En cuanto al mantenimiento del agua, las piscinas desmontables no difieren del resto, claro está, por lo que debemos ocuparnos semanalmente de los niveles de cloro y ph y corroborar que se encuentren dentro de los parámetros normales, para así poder disfrutar de un agua clara y libre de bacterias. Los productos químicos utilizados en estas piscinas son exactamente los mismos que los que se usan en las demás, si bien existen algunos específicos principalmente orientados a preservar el color natural de las lonas, hoy día poco necesario gracias a los nuevos materiales.

Por último, es importante decidir qué hacer con nuestra piscina desmontable durante el invierno. Las piscinas desmontables cuentan con la ventaja de poder ser desarmadas cuando la temporada de baños ha llegado a su fin, y así no tener que preocuparnos más hasta que volvamos a armarla. Si decidimos esto, debemos desarmarla cuidadosamente y luego limpiar y secar todos sus componentes para evitar la proliferacion de hongos; por último, cada elemento y la piscina en sí deberán ser guardados en un lugar libre de humedad. Si escogemos dejar la piscina armada, necesitaremos un producto químico especial que mantendrá el agua en buenas condiciones y utilizaremos un cobertor para piscinas.