Piscinas de jardin

Inicio | Tipos de piscinas

Muchos individuos aseguran que los natatorios pueden ubicarse en cualquier parte del terreno de una vivienda, y aunque existe una pileta para cada necesidad, esta idea no es del todo correcta.

Existen modelos de piletas de jardin especialmente confeccionados para “cuadrar” en un área especial de nuestro fondo, por ejemplo, si gozamos de un terreno amplio es muy probable que instalemos un estanque recreativo o de grandes dimensiones ya que le otorgaría una mejor imagen que colocar uno pequeño el cual se perdería entre la vegetación de la vivienda. También existen grandes diferencias entre las piscinas de jardín y las que se instalan en un patio o en superficies de cemento; las primeras poseen una funcionalidad mucho más estética mientras que las segundas se utilizan sólo para obtener confort. Veamos con detalle de qué se trata y a qué debemos prestar atención cuando de natatorios de jardín se trata.

Consejos a tener en cuenta

piscinas-jardinLas piscinas de jardín son sin lugar a dudas las que más posibilidades tienen de brindar una imagen más agradable a la vista que otro tipo de natatorios, es que las mismas son diseñadas con ese fin. Una pileta situada en el medio de un jardín se convierte en verano en uno de los sitios más concurridos, por estar al aire libre es común que la rodeen y decoren con diferentes tipos de plantas las cuales debe ser elegidas cuidadosamente para evitar que enturbien el agua de la misma. Diversos son los factores que debemos analizar cuando compramos una piscina de jardín, entre estos, y antes de iniciar las obras, es conveniente consultar los requisitos legales a los que estamos exigidos en el distrito o region correspondiente. En algunas comunas, la única exigencia al colocar o construir las piscinas de jardín, es que éstas estén como mínimo a 1,5 m del muro del vecino y así evitar problemas tales como filtraciones. Si no contamos con una autorización, podemos recibir la visita de un inspector y recibir una multa bastante abultada.

Ubicación

piscina-madera-jardinLa ubicación de las piscinas de jardín es una decisión clave, no sólo por el impacto que tendrá sobre sus alrededores una vez que su construcción haya finalizado, sino también al momento de ser confeccionada. El lugar en donde se ubique determinará los flujos de circulación que afectarán la privacidad y tranquilidad tanto del natatorio como sus áreas cercanas; las horas de sol también dependen de este factor, lo ideal es que reciba sol la mayor parte del día y así poder conservar el agua a una temperatura agradable pudiendo aprovechar por más tiempo la utilidad del agua.

Para evitar que la construcción se encarezca, se deben escoger terrenos planos del parque y no muy duros, las piscinas de jardín deben permanecer siempre muy bien asentadas y su nivel superior debe ser perfectamente horizontal. El análisis del entorno es crucial, se necesita examinar las construcciones cercanas tanto propias como vecinas; debemos fijarnos en dónde están plantados los árboles y arbustos sin éstos son pequeños o grandes, de estos factores dependerá tanto la sombra como el mantenimiento del agua. Se aconseja no ubicar las piscinas de jardín centradas en el terreno ya que se condicionan las posibilidades de usos alternativos para el resto del parque; los rincones y zonas más privadas alejadas del ruido son las recomendables.

La vegetación:
arboles y plantas proximos a la piscina

Una piscina de jardín no puede completar su cometido estético si no está rodeada de plantas o árboles; idealmente la construcción de los natatorios debe ser previa y paralela a la instalación de un sistema de riego. Las alternativas de especies vegetales, cuando de plantar cerca de la pileta se trata, deben tener en cuenta lo siguiente: las plantas no deben contener espinas en sus ramas como suele suceder con los rosales, los cactus y los cítricos.

 

También deben evitarse los follajes filosos como la “cola de zorro” el cual posee un fino filo en sus hojas; se aconseja recoger plantas características a la región, al suelo y al aislamiento. En caso de que deseemos sembrar pasto, éste debe soportar el tránsito de los niños y de la cantidad de individuos que suelan pasear allí. Los árboles para piscinas de jardín más recomendados son el magnolio de hoja, arbustos como el laurel de flor y las verónicas o herbáceas como el paquerette.