Piscinas termales

Inicio | Tipos de piscinas

Seguramente cuando hablamos de piscinas muchas cosas son las que vienen a nuestra mente, entre ellas, los conceptos de relax, ocio, entretenimiento o diversión; pero los natatorios no cumplen únicamente un fin estético y de entretenimiento, sino que, aunque muchos lo desconozcan, también poseen propiedades curativas.

Nos referimos a las piscinas termales; éstas están dispersas por todo el mundo y son famosas debido a sus características favorables para mejorar la salud de los seres humanos. Pero antes de ahondar en el tema es necesario que definamos qué es una piscina termal; se entiende por ésta aquella que posee características físicas o químicas que repercuten en efectos terapéuticos, alivianando o restaurando la salud de las personas. Estas piscinas termales cuentan con factores energéticos como la ionización, radiactividad, mineralización, gases y variaciones de ph; la mineralización que exista en las aguas de estos natatorios dependerá siempre del material con el que los mismos estén fabricados.

piscinas-aguas-termalesEs por eso que la construcción de una pileta de este estilo no es nada fácil; se debe imitar un suelo termal natural el cual contiene hierro, bromo, flúor, yodo, cromo, sodio, fósforo, boro, arsénico y silicio carbónico. Las piscinas termales están confeccionadas con la mejor tecnología de punta, es allí donde el bañista puede sumergirse y obtener beneficios tanto en el sistema respiratorio como en el sistema nervioso y aliviar los problemas cardíacos. Estos complejos se han modernizado a tal punto que no sólo aquellas personas que poseen deficiencias en su salud acuden a ellos, sino también personas que pretenden prevenir enfermedades o individuos que solo buscan un buen efecto terapéutico para eliminar el estrés o la angustia.

Beneficios del baño termal

baños-termales
piscina e hidromasaje con agua termal

Aunque para muchos asistir a una sesión de baño en una piscina termal pueda sonar como una tendencia materialista o superficial, debemos decir que esta idea es completamente errónea; el 75% de los bañistas que deciden pasar parte de su tiempo en estos complejos acuden con el simple propósito de obtener beneficios para su salud. Actualmente la cura termal es uno de los sistemas terapéuticos de mayor transcendencia; cuando una persona efectúa un baño termal recibe la temperatura directamente en forma de shock y es allí en donde se absorben los minerales en pequeñas concentraciones a través de la piel. Una vez situados allí, éstos son depositados en el tejido celular subcutáneo y desde esa posición activan el metabolismo a través del eje hipotálamo- suprarrenal. El secreto de esta acción curativa radica en el juego que se produce en cuanto a tensión- relajación y actividad-reposo; los resultados que se obtienen son muy satisfactorios y duraderos.

agua-termalEntre los beneficios más significativos del agua termal encontramos: la depuración de la sangre, en donde se eliminan las toxinas y los deshechos por medio de la sudoración y diuresis; estas aguas estimulan las defensas del organismo, reactivan el metabolismo retardado, reeducan el sistema termorregulador el cual nos permite adaptarnos a cambios del medio ambiente. Con sus efectos se logran calmar dolores debido a su poder analgésico, reconstruyen y tonifican la piel, relajan los músculos actuando sobre edemas y procesos crónicos fibrosos; sedan el sistema nervioso y ejercen una acción relajante sobre las contracturas y rigideses, lo cual es crucial para personas que estén en tratamiento de rehabilitación. Las piscinas termales se han vuelto un auge en varias provincias del interior de Argentina y, de acuerdo a los últimos estudios realizados, muchos pacientes con afecciones graves han encontrado un alivio a su dolor en ellas.

Los médicos suelen recomendar un baño en estos estanques a pacientes que sufren: reumatismos crónicos inflamatorios (artritis), reumatismos metabólicos, afecciones crónicas del aparato respiratorio tales como: asma, bronquitis, laringitis y faringitis. A pacientes con afecciones en la piel y que no puedan responder a curas convencionales (dermatosis), pacientes con secuelas de traumatismos, intervenciones quirúrgicas, hemiplejías; o a pacientes con reumatismos degenerativos. Como podemos observar, las piscinas termales son una excelente opción para todos aquellos que necesitan de un tratamiento mucho más natural y para los que simplemente buscan un lugar en donde relajarse y librarse del estrés.