Piscinas de poliester

Inicio | Tipos de piscinas

Las piscinas de poliéster constituyen una alternativa muy interesante (y ciertamente más económica) frente a las piscinas de hormigón o de acero. Este tipo de piscinas comenzaron a popularizarse a finales de la década de 1980, cuando la creciente demanda de piscinas hizo que los fabricantes idearan nuevas opciones, como las piscinas de poliéster o las desmontables (las cuales, si bien ya existían, adquirieron a partir de allí un mayor prestigio).

Actualmente, el sueño de la piscina propia parece estar más cerca, en gran parte gracias a estas piscinas, que han abaratado tanto los costos de fabricación, como los de instalación y mantenimiento. Las piscinas de poliéster prefabricadas son consideradas por muchos como la alternativa más confiable y de calidad que puede encontrarse en el mercado hoy en día, tan solo superadas por las tradicionales piscinas de hormigón y las vanguardistas piscinas de acero, que se han popularizado muchísimo durante los últimos años y son las más requeridas en Europa.

Ventajas en la instalación de tu piscina de poliester

La principal ventaja de las piscinas prefabricadas de poliéster es que su instalación suele ser muy rápida y fácil, a diferencia de las complejas obras que se requieren para la instalación de otro tipo de piscinas. Esto se debe a lo sencillo de su estructura, que se compone de un poliéster, por lo general bastante resistente, recubierto de una capa de gelcoat (una pintura que funciona como un esmalte y le da el color al poliéster), a la cual luego se le agrega la fibra de vidrio y los refuerzos estructurales que requiera, los cuales actuarán compensando el peso y la presión del agua.

piscinas-poliester

Las piscinas de poliester pueden tener formas interesantes en su diseño, a pesar de ser prefabricadas

prefabricadas-poliester

Este tipo de proceso de fabricación resulta considerablemente más económico y sencillo, por lo que su posterior instalación también verá reducido su costo. Es el mismo proceso utilizado a nivel mundial en aeronáutica, en la industria naval (los cascos de los barcos se fabrican de esta forma) y en el campo de los automóviles. Asimismo, el tiempo que le demandará la instalación de la piscina de poliéster a la empresa elegida para hacerlo, será mucho menor que el de una piscina, por ejemplo, de hormigón, que requiere de una engorrosa obra (que puede durar entre 7 y 10 días) para ser puesta a punto; mientras que para instalar estas piscinas no suele necesitarse más de 5 o 6 días.

Además de la reducción de los gastos, las piscinas de poliéster presentan otras ventajas. Una de ellas, quizás la más importante, es la seguridad que brindan, ya que la suavidad del material empleado para su fabricación y el fácil acceso (mediante amplias escaleras) logra que el riesgo de que se produzca un accidente sea mínimo. Esto resulta muy importante en aquellas piscinas que serán utilizadas por ancianos o niños. Otra gran ventaja que ofrecen las piscinas prefabricadas y recubiertas de poliéster es su fácil mantenimiento, pues su diseño ya estudiado y carente de rincones hace casi imposible que se acumule suciedad, lo cual posibilitará un gran ahorro en productos de limpieza. Sus paredes absolutamente lisas, a diferencia de otros modelos cuyas paredes son escalonadas, permiten una limpieza muy cómoda y simple. Por último, podemos destacar que el casco de estas piscinas posee una estructura muy resistente y estable, lo cual evita que la piscina sufra movimientos que la puedan dañar.

poliester blanco
Piscina de poliester blanco, una alternativa para abolir la degradación del típico azul que estas piletas de natacion tienen de farica

Algunas desventajas a señalar

En cuanto a las desventajas de las piscinas de poliéster, quizás la mayor de todas sea que los diseños no son ilimitados, pues la elección de estas piscinas se ve acotada a un catálogo (normalmente extenso, pero con pocas variantes) y es muy difícil que podamos personalizar el diseño de nuestra piscina (algunas empresas brindan este servicio, pero a un costo muy elevado, lo que termina siendo contraproducente). Por lo tanto, con estas piscinas habrá que mantenerse dentro de los parámetros de forma convencionales. Otra importante desventaja que poseen las piscinas de poliéster es que la capa de gelcoat (si optamos por azul) suele decolorarse rápidamente debido a la exposición a los rayos UV y a los productos químicos que se utilizan para mantener el agua en las condiciones de higiene deseadas. De aquí se desprende un último problema que suelen sufrir estas piscinas, que es lo difícil que resulta reparar tanto desperfectos en su capa de color como en su estructura, ya que muchas veces estas reparaciones se ven antiestéticas y no pasa demasiado tiempo hasta que el problema vuelve a aparecer.

En muchos casos, las empresas que fabrican estas piscinas suelen ofrecer dos tipos de servicio: en el primero, se encargan tanto de la fabricación, como de la excavación, puesta a punto del terreno y la posterior instalación de la piscina; en el segundo, la empresa se encargará de la fabricación e instalación de la piscina, pero el comprador deberá llevar a cabo la excavación y preparado del terreno. Las diferencias económicas entre estas dos opciones no son demasiado grandes, por lo que se recomienda optar por la segunda sólo en caso de estar realmente preparado para asumir una responsabilidad tan grande.